Categoría: La liZta

Caballero Reynaldo & The Grand Kazoo, Barcelona, 21 de mayo de 2009

Aterrizo en Utiel a la hora de comer, y para la siesta, un concierto completo de Sparks. Después, repaso y visita al Pollo. Al día siguiente nos levantamos pronto y nos vamos para Barcelona en el BMW de John Malkovich. Luis, Luis y yo, ésos vamos.

Ya en Barcelona conseguimos llegar al Centre de Artesás Tradicionarius, no sin esfuerzo, ni sin las cuatro vueltas al barrio de Gracia de rigor. Dejamos los cacharros dentro de la sala, justo antes de que cierren, y nos vamos a comer. Al bar de enfrente, claro. Allí están Sergi, de la organización, y los Filthy Habits al completo, así que hay un primer saludo general, que se irá individualizando poco a poco a lo largo de la velada.

Y empiezan a aparecer liZteros. En una primera tanda aparecen el Creador, haciéndose carne entre nosotros, JV, al que no veía desde los ensayos, Javier Marcote, siempre con algo interesante para enseñar (en este caso una reproducción de la carta que Zappa mandó a los encargados de la Expo ’92 proponiéndoles la creación de una Orquesta Mundial), y el inigualable Francesc. Abrazos de oso, saludos cariñosos, esto y lo otro.

De allí al hotel, donde nos esperan Manoel y oZcar, los demás Kazoos. No hay tiempo de siesta ni prácticamente de nada, así que los Kazoos en pleno nos vamos con el instrumental restante a la sala a probar sonido. Como los Filthy no han acabado, aprovechamos para meternos en el camerino y hacer un último ensayo o repaso, mientras mareamos a Olga, la encargada del tinglado, pidiéndole agua mientras intenta informarnos sobre el asunto de la cena partiéndose de risa. Y es que, otra cosa no, pero graciosos somos.

La prueba de sonido. Que si suena, que si no suena, que si más reverb, que si qué es eso, que si suena como Gary Kellgren susurrando en We’re Only In It For The Money (chiste interno), que si el trombón, que si la mandolina, que cuando más la tocas, más se empina, que si se afina, que si no me oigo, que si no te oigo, y al final, como siempre, virgencita, que me quede como estoy. Y al bar otra vez, que nos esperan los liZteros.

En la puerta nos encontramos a Christian (al que no conocía en persona, pero que reconocí al instante) con su hija Elia y otro tipo al que me presenta como Miguel. Yo, en mi proverbial despiste, pensé que era un amigo de Christian y empecé a comerle la cabeza con que si la liZta esto y la liZta lo otro. Poco después comprendí que en realidad era Miguel Tomás, otro liZtero, y que Christian y él se habían conocido unos minutos antes. En fin. Al bar, en cualquier caso.

Allí la cosa ya iba tomando aspecto de auténtica reunión multitudinaria. A ver: el Creador, de Málaga, Luis G. y Luiti «Malkovich», de Utiel, JV, de Valencia, Christian y Elia, de Barcelona, Miguel Tomás, ídem, Javier Marcote, oZcar y Manoel, todos de Madrid y alededores, mi viejo amigo Sebastián Molinero, desde Castellón, Nando Caballero en persona (el único que me faltaba por conocer en persona de los liZteros presentes, aunque ya habíamos hablado por teléfono en alguna ocasión, aunque suene antiguo), Susana, amiga de Manoel, Rosa, amiga de los utelienses, residentes ambas en las tierras que visitábamos, yo mismo, desde Murcia, claro, y ya, para rematar, aparece de nuevo Francesc con Cecilia, su Sra. Señora, y su hija Jenny. Yo no sé contar gente, pero había bastante. Y seguro que me olvido de alguien.

Y, antes de poder acabar las catorce conversaciones que hay abiertas, nos vamos para la sala de nuevo, que nos toca enseguida.

Sobre el concierto, poco que decir: que lo pasé en grande, que es un lujo tocar con estos tres elementos alrededor, y que desde el escenario se podía ver a todos los liZteros sentados en primera fila, así que era como estar en casa. O como en el bar de enfrente, excepto por las cervezas.

CRGK-42.JPG

 

Algunas opiniones autorizadas:

oZcar McCuenca:

Sobre el concierto diré que me sentí muy comodo y feliz. La organización fue excelente y nos trataron de maravilla, la conexión y complicidad entre los Kazoos fluye de manera espontánea y el calor liZtero fue definitivo para pasar una jornada que me devuelve la alegría de haber elegido este oficio, muchas gracias a todos.

JV:

Un éxito, señores. Y menudo moratón tengo en la cara anterior del antebrazo derecho. De aplaudir, sí, ahí. Ya sé que es raro.

Javier Al Fresco:

Sobre el concierto de Caballero Reynaldo y Grand Kazoo: Con clase, con arte, con anécdotas incluidas y risas por medio…Y por supuesto dando a conocer la calidad que atesora.

Francesc:

Señores que conciertazo del Caballero Reynaldo!! Impresionantes las versiones en vivo, sonaban a Gloria caida del cielo.

Christian:

[El concierto de Reynaldo] me emocionó, me divirtió, me hizo sonreír durante esos cortos 30-45 minutos de manera irremediable y satisfecha, y me hizo estar orgulloso de poder decir q soy un poco amigo de estos cuatro cuatreros zappianos. [Caballero Reynaldo] hace q una niña de 4 años sonría durante 40 minutos (no digamos entonces ya los mayores).

Sebastián:

El concierto de Caballero Reynaldo & kazoos fue muy fresco y divertido, con una interpretación que me pareció íntima y sensible. Fue un gustazo poder ver en directo a los kazoos y una gran emoción disfrutar de nuevo a Cabellero Reynaldo. Se les vió muy tranquilos y con gran sintonía pese a que no habían ensayado más que un puñado de horas y se acababan de conocer en persona. Y todo ello con la ausencia de la batería que imagino que simplifica las cosas a la de tocar. Los arreglos de The Torture muy acertados y cada vez que escucho la versión de I have been in you se me ponen los pelos de punta.

Wito:

Joer, qué pena me ha dado perdermelo la leche!

Después de lo nuestro, nos fuimos a comernos un bocadillo y a ver un rato a los fantásticos Filthy Habits. Se atreven con el repertorio más complicado y consiguen hacerlo sonar distendido y divertido. Una pandilla de músicos excelentes y muy buena gente al trato. Estuvimos hablando con algunos de ellos antes y después, especialmente con el guitarrista, Director López-Wilkins, esporádico liZtero, y con el saxo barítono y la simpática teclista venezolana, capaz de atreverse con las partes más complicadas de George Duke y salir airosa. Y encima se ríe.

Y después a la calle, que es donde fuma la gente ahora, y que es donde nos echamos una foto antes de que comenzara la dispersión:

CRGK-69.JPG

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: oZcar McCuenca, Javier Marcote, Luiti Malkovich, JV Campos, Christian Elessar, Luis G., Miguel Tomás, el menda lerenda, Carlos Formby el Creador, Nando Caballero, Manoel Macía, Susana y Sebastián Molinero. Francesc y su familia se acababan de ir

Y después de la foto, y de charlar un rato con Alfred Crespo, del Ruta 66, al bar de enfrente de nuevo, a seguir con lo que estábamos antes de los conciertos. Y después, la nada: a buscar otro bar que no existe, siguiendo esa antigua tradición de patear calles y más calles siguiendo a los guías locales mientras vemos cómo se van cerrando las persianas.

En fin, que nos despedimos y nos vamos al hotel. Nando nos lleva a oZcar y a mí, y los otros no tienen tanta suerte, porque se van con un taxista que parece no ser capaz de encontrar la calle del hotel ni siquiera después de haberla encontrado. Un breve repaso con Manoel a la cultura cinematográfica y literaria contemporánea y a dormir.

Al día siguiente, desayuno con despedidas emotivas, abrazos y algún que otro chiste pésimo que he repetido una y otra vez desde entonces para no olvidarlo y, después de extraer con dificultad el BMW del mini-garaje del hotel, Malkovich, Reynaldo y yo nos vamos de vuelta para Utiel, pasando por el Camp Nou, ¿por qué no? Los demás, por sus partes, se van en general a donde vayan, antes o después, y utilizando el medio transporte que les vaya tocando. Nadie va en barco, que yo sepa.

Ya en Utiel, después de comer, grande siesta con las más de tres horas del hilarante documental Classic Artists: Yes (2008). Y al día siguiente, de vuelta a casa, oyendo a Malcolm Scarpa y con algunos fascículos de jamón en el maletero (gracias de nuevo, Christian).

Aquí un reportaje fotográfico del Creador:

CRGK Barna-01

Y un montaje de vídeo del mismo con el mismo:

Y aquí unas cuantos fotos que nos hizo César Merino, pinchando en «+», luego en «MUSICA», luego en «R» y luego en «Reynaldo Caballero & The Grand Kazoo». Creo que no hay un camino más fácil para verlas, pero merece la pena.

Anuncios

Zapping Your Eyes (Valencia, 22 de noviembre de 2007)

La cosa es que Manuel de la Fuente, que publicó el año pasado un sesudo libro sobre Frank Zappa, Frank Zappa en el infierno: el rock como movilización para la disidencia política (Biblioteca Nueva, 2006), ha organizado un ciclo de películas de Frank Zappa (subtituladas por él mismo, junto a Barry Pennock) a proyectar en el Colegio Mayor Luis Vives de Valencia.

ZappingYourEyes.jpg

Lo anunció en la liZta justo en mitad de una larga discusión que manteníamos con él a varias bandas. Que si el arte es morirse de frío, que si lo de la Carbonería ya raya en cabronería o no, que no es que yo tenga razón, pero tú te equivocas, y todo lo que es en general el diálogo entre humanos.

Cuando Manuel dijo que tenía las películas subtituladas (recordemos que las ediciones en DVD vienen sin subtítulos de ninguna clase, porque seguramente habrán pensado que en definitiva los textos en Zappa apenas tienen importancia) los de la liZta se lanzaron a otra discusión a varias bandas sobre lo bonito que es compartir, el poco sentido que tienen los derechos de autor si no eres el autor, la distancia que hay entre Valencia y Valencia, y toda una serie de profundas cuestiones por el estilo.

Y en medio de toda esta polémica que se va agriando por momentos no se le ocurre otra cosa que invitarme a participar en el ciclo presentando una de las películas. Así que me tocaba prepararme una introducción para The Dub Room Special! (1982), que era la elegida. Y ya que voy a ir a Valencia (la de España, no la de Venezuela), pues molaría quedar con los amiguetes de allí. Por supuesto, JV nos organiza una comida zappiana con paella de pato para todos los que se animen a asistir.

Total, que el jueves, 22 de noviembre de 2007, me monto en un autobús y me voy a Valencia, donde me recoge Manuel (al que sólo conocía por correo y por teléfono) para llevarme a Pinedo. Después de recoger por el camino a Luis Puig (al que no conocía) llegamos al restaurante, situado junto a la playa, donde nos encontramos con los otros liZteros: JV (al que ya conocía en persona, de otro histórico encuentro zappiano en Valencia y un concierto de Robert Fripp en el mismo Murcia), Sebastían (al que conocí hace un buen montón de años en un concierto de Los Marañones en Alcora), su amigo Ximo (al que no conocía de ningún modo), y el gran Francesc Arnau (al que conocía por correo y en vídeo). Luego apareció Carlos, socio y amigo de JV (al que por un momento creía conocer, pero es sólo mi mente, que juega conmigo).

Sea como sea, nos comimos la paella y entre (casi) todos nos bebimos unos cuantos tercios de cerveza fresquita. Luego café, carajillo, orujo y pacharán. Aquí unas fotos del evento para la posteridad, cortesía de Francesc y su cámara mágica que hace las fotos sola:

Valencia_2007-11-22.jpg Valencia_2007-11-22_Francesc.jpg

De izquierda a derecha: JV, Manuel, Luis Puig, Francesc, mi menda lerenda, Ximo, Sebastián y, fuera de plano, Carlos. En la otra foto, éste que lo es con el fotógrafo.

De vuelta al Colegio Mayor. En realidad, al bar de al lado. Un algo turco. Pero con cerveza. Cinco minutos antes de que me toque actuar me tomo un café y los dejó a todos en la barra. Manuel me presenta y empiezo a hablar. Y a hablar. Digo todo lo que necesitaban saber los asistentes (unos cincuenta incautos) y alguna cosita más. Se suponía que debía ser una cosa breve, de un cuarto de hora o así, pero las malas lenguas dicen que estuve hablando más de media hora. Qué sabran ellos, que venían del bar. En cualquier caso, aquí se puede comprobar cuántas veces soy capaz de decir la palabra «película» en un minuto, de nuevo cortesía de Francesc y su cámara mágica, que también hace película (hala, ya lo he dicho otra vez):

Después, debate. Qué sentido tiene la música de Zappa en pleno siglo XXI. Qué sentido tiene hablar de ello. Qué sentido tiene hablar en general. Qué sentido tiene la vida. Y qué tipo de efectos llevaba en la guitarra en los años 70. Y nos vamos, que cierran.

Nos quedamos los liZteros y nos vamos donde nos lleven, si es que hay alguien que lleve a alguien. Sea como sea, acabamos donde siempre. Entramos en el de al lado del Velvet y luego directamente en el Velvet, para acabar en El Asesino. Eh, aquí toqué yo en… 1763 o algo (en realidad, no mucho más tarde: en enero de 1992). Hablamos largo y tendido de esto y lo otro, mientras le pedimos unas cuantas cervezas más a la camarera. Llega un momento en que ya no cabe más y nos vamos, no sin antes admirar un tanga sorprendente. Buenas noches y hasta mañana.

Valencia_2007-11-23_futuro.jpg

Por la mañana quedo con Francesc (Sebastián y su amigo ya se han ido de vuelta a Castellón) y nos vamos de paseo. Esto eran uno de Granollers y otro de Murcia que estaban en Valencia y se fueron al Oceanogràfic.

Valencia_2007-11-23_tanques.jpg Valencia_2007-11-23_mercado.jpg

Luego nos juntamos con JV para comer y nos damos otro paseo por la lonja y toda esa parte, para luego ir a la Fnac donde hemos quedado, por fin, con Luis G., el ídolo de la juventud.

Valencia_2007-11-23_fnac.jpg

Damos vueltas y más vueltas por la tienda, como hacemos siempre que nos juntamos los liZteros en Valencia (y desde aquí un saludo a Andrés Mastrangelo), hasta que nos cansamos y nos vamos a cenar algo. Luis nos lleva donde siempre (es decir, donde la otra vez), y luego nos vamos a otro sitio. Nada concreto. Francesc saca la flauta y la cámara mágica:

Valencia_2007-11-23.jpg
De izquierda a derecha: el que suscribe, tratando de entrar en plano, la flauta, la prota de Charada, Luis G., Francesc, dándole instrucciones mentales a su cámara, don Vito y JV.

Como ya hemos tenido bastante, nos damos las buenas noches y hasta la vista. Al día siguiente, ya sábado, Francesc se despide y se vuelve a Granollers. Yo me quedo en Valencia un poco más, dando paseos, haciendo turismo y viendo a algunos amigos. Carmina y Martín me llevan a comer a Nazaret y a tomar café a donde están construyendo lo de la Fórmula 1. Manuel me propone ir a ver Blade Runner, pero es demasiado tarde y demasiado lejos, aunque la oferta es muy tentadora. Al día siguiente me voy al Museo de Bellas Artes, en realidad una pinacoteca. Me hincho a ver cuadros. Por la tarde quedo con mi amigo Ra, que anda por allí, y me vuelvo con él para el pueblo.

Fotos: Francesc Arnau.

Comentarios (rescatados)

Lapsus, 8 de diciembre de 2007

Ya creo que las crónicas te salen redonditas. A pesar de haber sabido cosas de esa reunión tan genial por Valencia este relato me ha encantado.

Ya me dieron ganas de tomar todas esas cosas y de charlar o aunque sea de escucharlos hablar de Zappa y todo lo demás.

Un saludo enorme y qué bueno que haya una nueva entrada en la bitácora.

Ana

PS: Yo quiero un teletransportador.

JV Campos, 12 de enero de 2008

Oye, que curioso que quedó todo. Muy bien resumido. Román, un auténtico artista de la pista, si señor.

Salud! Pero mucha!