Autor: Román

«Cándido»

La que sí conseguimos terminar en su momento fue «Cándido». La habíamos grabado originalmente con Ricardo —todavía en inglés— a la vuelta del verano de 2009 en casa de Miguel, que le escribió una letra en español sólo unas semanas más tarde, justo a tiempo de entrar en la selección de canciones para Tipos raros (2010). De hecho, «Cándido» fue la última canción que entró en el disco. A estas alturas ya teníamos claro que iba a ser un disco de personajes, así que la historia de este tipo tan formal encajaba perfectamente.

La estrenamos, junto a muchas otras canciones del disco, en la sala Musik en la primavera de 2010, a mitad de la grabación del álbum, y estuvo a punto de convertirse en la heredera de «Mi amor es para Luci», porque resultaba fácil que Miguel la tocara con el ukelele en las entrevistas que hacíamos en las radios para promocionar el disco. Pero esta vez no llegó a convertirse en una costumbre.

La seguimos tocando hasta el otoño de 2011, cuando nos encerramos a preparar Historias sin principio ni final (2012). Aquí se puede ver una versión en directo en el concierto de presentación de Tipos raros (2010) en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, en enero de 2011, grabado por Javier González Soler, con «Cándido» —tal y como se lo imaginaba el gran Cascales, que hizo la portada del disco— dominando el escenario.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Llámame canalla».

Anuncios

«Llámame canalla»

A la vuelta del verano de 2009 volvimos a juntarnos Ricardo, Miguel y yo para grabar. algunas canciones nuevas de Ricardo. Una de ellas, que acabó convirtiéndose en «Llámame canalla», se quedó sin terminar por una buena temporada.

En diciembre de 2009 se estrenó el musical Cruzando las galaxias, que habíamos escrito Javier González Soler y yo mismo a partir de canciones de Los Marañones. Un par de meses después empezamos a grabar Tipos raros (2010) y después —o al mismo tiempo— a tocarlo en directo y a promocionarlo. Mientras tanto, yo había empezado a tocar con Caballero Reynaldo & The Grand Kazoo, Carlos y Pedrín seguían con Grrr!, y Miguel con sus conciertos en solitario como Huracán Bañón y también en dúo con Santiago Campillo. Todo eso mientras Carlos y yo tocábamos en los Chamanes de Joaquín Talismán, y éste y Carlos tocaban a su vez en el grupo de Fernando Rubio, que acababa de sacar su álbum Tides (2009).

En febrero de 2011 tuvimos la idea de organizar una gira entre los tres grupos: Los Marañones, Joaquín Talismán y los Chamanes, y Fernando Rubio. Como éramos casi todos los mismos, pensamos en la posibilidad de disfrazarnos para que no se notara, y así, entre bromas, acabamos llamándola Peluca y Bigote Tour. Fue un fracaso, pero lo pasamos en grande.

panoramica saturada.jpg

Con tantos líos en marcha, al final perdimos la costumbre de juntarnos los tres a grabar. Ricardo se hizo con un piano y empezó a componer con él en su casa, y Miguel por su parte se puso a preparar las canciones que entrarían en su primer disco en solitario como Huracán Bañón, El factor humano (2012).

Fue después de todo esto, cuando ya estábamos a punto de grabar Historias sin principio ni final (2012), que Miguel recuperó la grabación original de «Llámame canalla» y la terminó. Pero ya no llegó a tiempo para ese disco. Un par de años después, en 2014, decidimos que ya era el momento de grabar un nuevo disco de Los Marañones, y retomamos la vieja idea de hacer una selección de las canciones con aires de twist y de rock & roll antiguo que se nos habían ido quedando por ahí. Hicimos una selección y encontramos que «Llámame canalla» —aunque todavía sin letra en español— encajaba perfectamente.

En la primavera de 2014 —al mismo tiempo que yo, por si ya tuviéramos poco lío, empezaba a juntarme con Joaquín Talismán y José Filemón para hacer canciones para otro proyecto, entonces secreto, que acabaríamos presentando al mundo como Los Astrónomos en 2016—, Miguel se puso a preparar en su casa versiones actualizadas de todas esas canciones para llevarlas al ensayo y empezar a trabajar con ellas para el nuevo disco, A contratiempo (2015). Le escribió una letra en español, y tras darle un par de vueltas y ajustes al texto —en algún momento, el protagonista fue «cobarde» antes que «canalla»—, la grabamos para el disco.

La tocamos en directo durante algunos meses en 2015, tras la salida del disco. Aquí una de las últimas veces, en el concierto de presentación de A contratiempo (2015) en la sala REM de Murcia, en noviembre de 2015, grabado por nuestros amigos de MurciaTeVe.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Para decir adiós». A continuación: «Cándido».

«Para decir adiós»

También en enero de 2009, Ricardo nos enseñó «Para decir adiós» —originalmente «Farewell Song»—, a la que Miguel le puso letra en español casi inmediatamente, hablando de una despedida inevitable, pero abierta a un reencuentro.

Al contrario que otras canciones del disco, que ya habíamos empezado a tocar en conciertos antes incluso de terminar de grabarlo, no estrenamos «Para decir adiós» hasta la presentación del álbum en el Auditorio Víctor Villegas, en enero de 2011.

Miguel volvió a grabarla para su primer disco en solitario como Huracán Bañón, El factor humano (2012).

La canción se quedó en el repertorio de Los Marañones y, de hecho, es la única canción de Tipos raros (2010) que seguimos tocando hoy en día regularmente. Normalmente para empezar los conciertos.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Simón». A continuación: «Llámame canalla».

«Simón»

Ya en 2009, después de los conciertos de XX(II) aniversario en la sala 12&medio de Murcia, y ya bastante enfocados en preparar el siguiente disco, Miguel nos enseñó una canción nueva muy bonita que llamó «Simon», originalmente en inglés. Esa primavera le hice una letra en español, e inevitablemente me inspiré en el mismísimo Paul Simon para escribirla. Más bien en las sensaciones que me producen su música y sus canciones.

Por la ciudad de sueños
se oyó tu voz un día más,
con canciones que se viven,
y que saben a verdad,
y nada importa ya,
nada importa ya,
nada importa ya,
Simón, te oigo cantar,
Simón, me dejo llevar.

Ya habíamos pensado en él con «El sonido del silencio» unos años antes. Recientemente tuve la oportunidad de verlo en directo en Madrid, como ya conté por aquí, y me hizo gracia acordarme de estas canciones que le habíamos dedicado.

La habíamos ensayado a conciencia para la grabación, pero nunca llegamos a tocarla en directo con Los Marañones. Miguel sí que la incluyó en el repertorio de sus conciertos como Huracán Bañón, armado con su guitarra acústica, y grabó una nueva versión para su álbum El factor humano (2012).

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Conozco la canción». A continuación: «Para decir adiós».

«Conozco la canción»

Todavía en diciembre de 2008, Ricardo nos enseñó una canción nueva con aires oníricos que me recordaba a algunas de sus viejas canciones de los años ochenta, cuando estábamos en plena fiebre de Syd Barrett. Eso me llevó a escribirle a la canción una letra en español inspirada en el músico, en sus canciones, y en sus apariciones y desapariciones, como aquella historia legendaria de cuando apareció irreconocible por el estudio durante la grabación de Wish You Were Here (1976), el disco que los otros miembros de Pink Floyd presuntamente le dedicaron.

Tus ojos miran sin mirar,
y no ves que no quieres cantar
esas canciones que siempre estarán
al acecho.

Te están buscando, pero estás aquí,
dijiste adiós con un rumor,
cantas tu parte y suena mejor,
conozco la canción…

Para el largo desarrollo instrumental del final, Miguel pensó en que nuestro viejo amigo Pepe García grabara unos trombones. Aquí se puede ver a Miguel con Carlos Campoy y Pepe, en abril de 2010, durante la sesión de composición y grabación, que fue la misma, ante la atenta mirada de nuestro amigo Fran Monreal, que nos cedió su local de ensayo.

El resultado final fue espectacular, como se puede escuchar en la versión del álbum.

La estrenamos en directo en la primavera de 2010, mientras todavía estábamos grabando el disco, pero, dada su longitud —siete minutos en la versión de estudio, que se podían alargar todavía más en directo—, se vio relegada desde el principio a ser la última del concierto, normalmente en el bis. Pero, aunque esa posición siempre es peligrosa para una canción, ésta aguantó ahí junto a las demás del disco hasta que nos pusimos a preparar el siguiente, Historias sin principio ni final (2012).

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Barrabás». A continuación: «Simón».

«Barrabás»

Otra de las canciones nuevas que Ricardo nos enseñó a finales de 2008 se convirtió en «Barrabás» cuando Miguel le escribió una letra en español en la primavera de 2009, contando las aventuras de un personaje de la vida nocturna con el que uno siempre se lo pasa bien, aunque cierren los bares.

Como otras del disco, la habíamos estrenado cuando todavía estábamos grabando. Para la portada le habíamos asignado a Pedrín el personaje de «Barrabás» y Cascales le hizo un retrato perfecto, caracterizado como un señor muy elegante con su copita de vino. Aquí se nos puede ver tocándola en la presentación del disco en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, en enero de 2011.

Siguió en el repertorio hasta el otoño de 2011, como muchas otras del álbum.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Tipos raros». A continuación: «Conozco la canción».

«Tipos raros»

Una vez que dimos por terminado el disco Las aventuras de Los Marañones (2008) y sólo nos quedaba esperar a verlo publicado y distribuido —en junio de 2008— con el periódico La Verdad de Murcia, Miguel y yo nos volvimos a juntar con Ricardo a grabar algunas de sus canciones nuevas. Una de ellas se llamaba originalmente «Time Of Parrots», y nos gustó tanto que a finales de año decidimos incluirla en el repertorio de los conciertos de XX(II) aniversario de Los Marañones en la sala 12&medio de Murcia. Era una forma de decir que aunque celebrábamos más de veinte años de carretera, todavía seguíamos haciendo cosas nuevas.

El problema es que todavía no tenía letra en español, así que, como habíamos hecho en otros tiempos con otras canciones, la estrenamos en inglés, y claro, para la ocasión invitamos a Ricardo a que la cantara él, que era el que mejor se sabía la letra (aunque tuviera que mirar la chuleta unos segundos antes de empezar).

Un par de meses más tarde escribí una letra en español para la canción. Ya habíamos hecho un intento traduciendo el título en inglés, pero «Tiempos de loros» no quedaba bien como estribillo, así que escribí algo que hablaba de «Tiempos raros, tiempos de loros». Algo que se podría interpretar como una versión surrealista (recuerden a «Ramón») del «Tiempos nuevos, tiempos salvajes» de Los Ilegales («Monolitos, muchos monolitos»). Finalmente nos olvidamos de los loros y la cosa quedó simplemente en hablar de los «Tiempos raros» en los que vivimos.

Pero la cosa no quedó ahí. Cuando ya habíamos empezado a grabar el disco, tuvimos una idea repentina. Ya que las canciones iban sobre personajes, ¿por qué no convertir «Tiempos raros» en «Tipos raros»? Así, la canción podía darle título al disco y explicarlo. Nos pusimos a ello a tiempo de grabar las voces para el álbum.

Tipos raros, tipos raros,
vagando por el mundo
en total confusión.

Tipos raros, tipos raros,
cada uno con su rumbo
pero sin dirección.

Cuando se publicó el disco, la pusimos justo al final y, por algún motivo, le dijimos a Cascales que no incluyese el título en la contraportada. Al fin y al cabo el título de la canción ya aparecía bien grande en la portada. Pero sí que incluímos la letra y los créditos en el interior de la carpeta. Allí se puede leer que en esta canción nuestro amigo Hendrik Röver de Los Deltonos toca la «guitarra dúo». Es decir, que en las partes instrumentales grabó su guitarra haciendo un dúo con la que había grabado Miguel.

La participación de Hendrik en el álbum no quedó ahí. Cuando ya teníamos todo el disco grabado —excepto su guitarra—, Miguel hizo una premezcla de referencia y se la enviamos junto a todas las pistas originales para que hiciera él su propia mezcla en su estudio GuitarTown, en Cantabria. Le dimos carta blanca para que hiciera lo que le diera la gana. El resultado, para nosotros, fue espectacular y muy refrescante.

Estrenamos «Tipos raros» en directo junto a muchas de las canciones del disco en un concierto que dimos en marzo de 2010 en la sala Musik, en el pasillo de la Plaza de Toros de Murcia. Todavía estábamos grabando, así que fue un concierto raro, repleto de canciones desconocidas para los asistentes —excepto «Tipos raros», precisamente, pero, ¿quién se acordaba ya de los loros?—, y con una acústica difícil, que Alberto Belando hizo lo posible por corregir.

A partir de ahí, la canción se quedó en el repertorio una buena temporada, hasta el otoño de 2011, cuando paramos de tocar para preparar Historias sin principio ni final (2012). Aquí se nos puede ver tocando «Tipos raros» durante la presentación del disco en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, en enero de 2011.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Blas el triste». A continuación: «Barrabás».

«Blas el triste»

Otro de los personajes de Tipos raros (2010) era «Blas el triste». Grabamos la versión original con Ricardo en casa de Miguel, en la primavera de 2008, al mismo tiempo que íbamos al estudio Ama de Murcia a grabar las canciones de Las aventuras de Los Marañones (2008), y le escribí una letra en español en el otoño de 2009, cuando preparábamos Tipos raros (2010).

El personaje tuvo muchos nombres, antes de estabilizarse con Blas, y la letra sufrió unas cuantas modificaciones a manos de Miguel y mías antes de la versión final que grabamos para el disco.

Le da lo mismo todo,
estar aquí o allá,
todo le hace gracia,
todo le da igual,
todo le da igual.

Blas el triste,
quiero ser como tú,
yo sólo quiero reírme como tú.

Como otras del disco, la empezamos a tocar cuando todavía no habíamos terminado de grabarlo, y se mantuvo en el repertorio hasta la gira Peluca & Bigote de febrero de 2011. Aquí la versión de la presentación del disco en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, en enero de 2011, con Blas de fondo, imaginado por Cascales.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Un tipo surrealista». A continuación: «Tipos raros».

«Un tipo surrealista»

Miguel escribió la letra en español de «Un tipo surrealista» —otra de las canciones de Ricardo que habíamos grabado en casa de Miguel a principios de 2008— en la primavera de 2009. Los Marañones la ensayamos poco después y a principios del año siguiente la grabamos para Tipos raros (2010).

La empezamos a tocar en la primavera de 2010, cuando todavía no habíamos terminado de grabar el disco, junto a otro buen montón de canciones nuevas. Fue una especie de presentación anticipada.

Cuando finalmente se publicó el disco, en el reparto de personajes para los dibujos de Cascales, a mí me tocó ser este tipo surrealista, enfundado en una camisa de fuerza y todo. Resulta que el protagonista de la canción, «Ramón», se me parecía sospechosamente. Y no sólo en el nombre. Aquí se nos puede ver a Ramón y a mí, durante la presentación —ahora sí— del disco en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, en enero de 2011.

La seguimos tocando en directo hasta el otoño de ese año, cuando dejamos de tocar unos meses para preparar el siguiente disco, Historias sin principio ni final (2012). Una de las últimas veces que la tocamos fue durante nuestra participación en la Monkey Week del Puerto de Santa María, en Cádiz, en octubre de 2011.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Vuelvo a Katmandú». A continuación: «Blas el triste».

«Vuelvo a Katmandú»

Entre finales de 2007 y principios de 2008 nos volvimos a juntar Miguel, Ricardo y yo en casa de Miguel para grabar algunas canciones nuevas de Ricardo. Un año más tarde, en la primavera de 2009, pensando ya en la grabación de Tipos raros (2010), Miguel le escribió una letra en español a «Vuelvo a Katmandú», volviendo a nuestro tema recurrente de los viajes imposibles (o no). En otoño reescribimos la letra entre Miguel y yo hasta que nos quedamos satisfechos. De nuevo el protagonista quiere irse de donde está, buscando un lugar mejor (y el caso es que nosotros aquí en Murcia estamos tan a gusto, pero, no sé por qué, el tema vuelve a salir una y otra vez).

Hace tiempo que he tirado la toalla,
sólo quiero regresar al Himalaya.

Ese valle nepalí
donde nada es como aquí.
Quiero estar allí otra vez,
vuelvo a Katmandú.

Así la grabamos finalmente para Tipos raros (2010) en los primeros meses de 2010. Como le dimos carta blanca a Hendrik Röver a la hora de mezclar él en Cantabria lo que nosotros habíamos grabado en Murcia, decidió que la segunda estrofa funcionaba mejor sin acompañamiento de batería y bajo, y así se quedó.

Y así la estuvimos tocando en directo desde la salida del disco hasta la gira Peluca & Bigote en febrero de 2011. Para ilustrar la canción, Cascales caricaturizó a su autor, Ricardo Perpén, disfrazado de monje budista —o algo así—, como se puede ver aquí, en la presentación del álbum en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia en enero de 2011.

 

Anteriormente en Las canciones de Los Marañones: «Aún existe un lugar». A continuación: «Un tipo surrealista».