Mes: diciembre 2008

Los Marañones en La Pequeña Bety, Madrid — 4 de diciembre de 2008

El equipo para la ocasión, por orden de aparición: Rafa, gestión y comunicación, yo mismo, bajo, coros, fotos y manejo final, Miguel, guitarra, voz y manejo, Pedrín, batería y coros, Carlos, teclado, manejo y folklore, y Javi, sonido y manejo.

PC040001.JPG

Recogemos la furgoneta, y nos vamos a recoger a los demás, poco a poco. Primero, Pedrín:

PC040003.JPG

Después, Carlos:

PC040004.JPG

Y finalmente, Javi:

PC040006.JPG

Y pa Madrí, atravesando La Mancha.

PC040009.JPG

Llegamos a la capital en pleno atasco navideño diciendo barbaridades pueblerinas al estilo Martínez Soria, para que nadie se piense que somos de aquí:

PC040015.JPG

Y directamente a La Pequeña Bety, a montar y a probar sonido.

PC040022.JPG

Luego al hostal, donde dejo la cámara y de ahí a ver si podemos encontrar dónde cenar algo en un sitio que nos han dicho, pero que está muy lleno, así que vamos a otro que hace esquina. Me ofrecen una invitación para no sé qué bar de copas en una acera estrechísima mientras una pareja intenta pasar en dirección contraria y para esquivarla hinco la rodilla derecha en un pedazo de mobiliario urbano cuyo nombre desconocía en ese momento pero del que he tenido ocasión de acordarme con frecuencia desde entonces. Bolardo.

Entre ayes consigo llegar al bar de la esquina, donde me arrincono como puedo entre una columna y una mesa con mi dolor y las sevillanas que suenan por los altavoces. Llegan las cervezas y algunos amigos. Hola, Celia. Hola, qué tal. Pues ya ves, me acabo de dar un rodillazo en una cosa de ésas que ponen para que no aparquen los coches. Ah, un bolardo. Qué daño. Pues sí. Hola, Paco, ¡cuánto tiempo! ¡Un abrazo! Aquí mi señora. Hola, qué tal. Nada, acabo de clavarme una cosa de ésas de las aceras en la rodilla. ¿Un bolardo? Eso. Ay.

Entre sevillanas y Cruzcampo se nos pasa el rato y volvemos a la sala, que hay que tocar. La pequeña Bety es, como su propio nombre indica, pequeña, así que estamos como en familia, como entre amigos. Sobre todo porque estamos entre amigos, vaya. Hola, qué tal. Hombre, cuánto tiempo. Hola, Hendrik, tocáis luego aquí al lado, ¿no? Anda, tú debes ser nuestra amiga Conchi. Y esto debe ser una pandilla de liZteros. Efectivamente. Es lo que tiene la Internet, que sin habernos visto nunca en persona, ya es como si nos conociéramos de toda la vida. Tú eres Javier, aquí tu señora, Mª José, y tú, Jesús, qué gusto conocerte, después de tanto tiempo. Tú no tienes más remedio que ser óZcar, porque eres el único que queda y porque eres clavadito al que aparece en tus fotos. Por supuesto con ellos está ni más ni menos que Carlos Formby, el Creador, al que ya tuve ocasión de conocer hace unos cuantos años, en un concierto en algún lugar de Jaén (concretamente, hace siete años, en Campillo de Arenas, vaya). Abrazos de oso y hasta luego, a ver si podemos vernos un ratico después del concierto.

El concierto, bien, gracias. O, como dijo Jesús Avello en mensaje a la liZta al día siguiente:

Concierto familiar, 30- 50 pax.Se nota de entrada que estos señores no llevan 4 días juntos. Todo bien conjuntado y empacado. Buen sonido y caña, mucha caña; lástima la acústica del local que sólo te permitía oir con nitidez en frente de grupo, lo que convertía la caña en tralla. No es la primera vez que me pasa que en grupo que me gusta en disco se consolida una vez escuchado en directo. Muy buena selección de temas incluido su ya famosa versión de «Mi guitarra matará a tu madre» que como podéis suponer hizo las delicias de los lizteros allí reunidos, no sólo por que fue la dedicatoría de Román hacia nosotros sino por los solos de guitarra y teclados que estuvieron francamente bien.

El repertorio: «Las manzanas del mal», «Atrapado», «El baile», «La memoria del extranjero», «Cruzando las galaxias», «Extraña familia», «Mi gato se llama Persona», «No soy yo», «Saluda al tren», «No te tengo», «Muy buenas horas», «El final», «Mi amor es para Luci», «Sexy Dream», «El mundo al revés», «Fuera de límite» y «Shangri-La», con su «Hey! Bo Diddley» adosado. Y de regalo: «Mi guitarra quiere matar a tu madre», «Siete mares» y «Voy loco mama».

Entre otra gente también anduvieron por allí Javi, el 5º Enemigo, al que pronto volveríamos a ver en Bilbao, y ni más ni menos que el Fan, al que hacía tiempo que no veíamos. Y Álex, claro. Y nuestro Mariano, cómo no. Abrazos y besos.

Fotos de Álex Calvo-Sotelo, Javier Marcote y Carlos Formby, y vídeos de Conchi Gálvez, aquí.

Después del concierto, nos vamos de concierto, que todavía igual pillamos algo de Los Deltonos en El Sol. De momento, me despido de los liZteros, porque parece que no se animan a continuar y están a punto de retirarse. Lástima. Me hubiera gustado tener más rato para charlar con todos ellos. Será la próxima. De momento, por lo menos ahí queda la clásica foto del encuentro liZtero:

Marañones-06.jpgNo recuerdo quién la hizo, pero fue con la cámara de Carlos. De izquierdas a derechas: Mª José, óZcar, Román, Jesús Avello, Carlos Formby y Javier Marcote.

Terminan los bises de Los Deltonos y empieza el movimiento. El problema: en Madrid los móviles son inútiles, porque no hay cobertura en casi ningún sitio. Hay que subir a la calle para pillar la onda. Y claro, nadie la pilla. Total, que Mariano se lleva a una parte de la pandilla a un local que creo anda cercano al bolardo que me había destrozado la rodilla previamente, mientras que Álex nos abduce a otros cuantos, nos mete en un taxi y nos lleva a su bar. Allí nos encontramos con nuestro viejo amigo Rafa, el del Flamingo.

DSC05714.jpgMiguel y yo en el zulo del Contraclub en animada charla mientras Álex nos echaba una foto. A eso de las tantas.

Total, que de una forma u otra conseguimos salir de allí y llegar al hostal a tiempo de echar algún sueñecito antes de salir mañana camino de Aranda.

Continuará…

Comentarios (rescatados)

Arroyero, 27 de diciembre de 2008

Espero que tal cantidad de detalles sea un producto de la edad y que de mas joven tengas semanas enteras de las que no recuerdas nada. Nunca mejor dicho, no sabes lo que te pierdes:) Ademas, no todos podemos ser artistas y tenemos que trabajar! Otra vez será. ¿Dónde actuáis dentro de siete años?

Román, 27 de diciembre de 2008

Bueno, yo no me acuerdo prácticamente de nada. Casi ni de lo que hice ayer. Por eso lo apunto todo, o tiro de memoria a corto plazo. O me lo invento, que da igual.

Dentro de siete años… espérate, que miro la agenda y te cuento… (¿dónde tengo yo la agenda…?)

Anuncios