Mes: diciembre 2007

Zapping Your Eyes (Valencia, 22 de noviembre de 2007)

La cosa es que Manuel de la Fuente, que publicó el año pasado un sesudo libro sobre Frank Zappa, Frank Zappa en el infierno: el rock como movilización para la disidencia política (Biblioteca Nueva, 2006), ha organizado un ciclo de películas de Frank Zappa (subtituladas por él mismo, junto a Barry Pennock) a proyectar en el Colegio Mayor Luis Vives de Valencia.

ZappingYourEyes.jpg

Lo anunció en la liZta justo en mitad de una larga discusión que manteníamos con él a varias bandas. Que si el arte es morirse de frío, que si lo de la Carbonería ya raya en cabronería o no, que no es que yo tenga razón, pero tú te equivocas, y todo lo que es en general el diálogo entre humanos.

Cuando Manuel dijo que tenía las películas subtituladas (recordemos que las ediciones en DVD vienen sin subtítulos de ninguna clase, porque seguramente habrán pensado que en definitiva los textos en Zappa apenas tienen importancia) los de la liZta se lanzaron a otra discusión a varias bandas sobre lo bonito que es compartir, el poco sentido que tienen los derechos de autor si no eres el autor, la distancia que hay entre Valencia y Valencia, y toda una serie de profundas cuestiones por el estilo.

Y en medio de toda esta polémica que se va agriando por momentos no se le ocurre otra cosa que invitarme a participar en el ciclo presentando una de las películas. Así que me tocaba prepararme una introducción para The Dub Room Special! (1982), que era la elegida. Y ya que voy a ir a Valencia (la de España, no la de Venezuela), pues molaría quedar con los amiguetes de allí. Por supuesto, JV nos organiza una comida zappiana con paella de pato para todos los que se animen a asistir.

Total, que el jueves, 22 de noviembre de 2007, me monto en un autobús y me voy a Valencia, donde me recoge Manuel (al que sólo conocía por correo y por teléfono) para llevarme a Pinedo. Después de recoger por el camino a Luis Puig (al que no conocía) llegamos al restaurante, situado junto a la playa, donde nos encontramos con los otros liZteros: JV (al que ya conocía en persona, de otro histórico encuentro zappiano en Valencia y un concierto de Robert Fripp en el mismo Murcia), Sebastían (al que conocí hace un buen montón de años en un concierto de Los Marañones en Alcora), su amigo Ximo (al que no conocía de ningún modo), y el gran Francesc Arnau (al que conocía por correo y en vídeo). Luego apareció Carlos, socio y amigo de JV (al que por un momento creía conocer, pero es sólo mi mente, que juega conmigo).

Sea como sea, nos comimos la paella y entre (casi) todos nos bebimos unos cuantos tercios de cerveza fresquita. Luego café, carajillo, orujo y pacharán. Aquí unas fotos del evento para la posteridad, cortesía de Francesc y su cámara mágica que hace las fotos sola:

Valencia_2007-11-22.jpg Valencia_2007-11-22_Francesc.jpg

De izquierda a derecha: JV, Manuel, Luis Puig, Francesc, mi menda lerenda, Ximo, Sebastián y, fuera de plano, Carlos. En la otra foto, éste que lo es con el fotógrafo.

De vuelta al Colegio Mayor. En realidad, al bar de al lado. Un algo turco. Pero con cerveza. Cinco minutos antes de que me toque actuar me tomo un café y los dejó a todos en la barra. Manuel me presenta y empiezo a hablar. Y a hablar. Digo todo lo que necesitaban saber los asistentes (unos cincuenta incautos) y alguna cosita más. Se suponía que debía ser una cosa breve, de un cuarto de hora o así, pero las malas lenguas dicen que estuve hablando más de media hora. Qué sabran ellos, que venían del bar. En cualquier caso, aquí se puede comprobar cuántas veces soy capaz de decir la palabra «película» en un minuto, de nuevo cortesía de Francesc y su cámara mágica, que también hace película (hala, ya lo he dicho otra vez):

Después, debate. Qué sentido tiene la música de Zappa en pleno siglo XXI. Qué sentido tiene hablar de ello. Qué sentido tiene hablar en general. Qué sentido tiene la vida. Y qué tipo de efectos llevaba en la guitarra en los años 70. Y nos vamos, que cierran.

Nos quedamos los liZteros y nos vamos donde nos lleven, si es que hay alguien que lleve a alguien. Sea como sea, acabamos donde siempre. Entramos en el de al lado del Velvet y luego directamente en el Velvet, para acabar en El Asesino. Eh, aquí toqué yo en… 1763 o algo (en realidad, no mucho más tarde: en enero de 1992). Hablamos largo y tendido de esto y lo otro, mientras le pedimos unas cuantas cervezas más a la camarera. Llega un momento en que ya no cabe más y nos vamos, no sin antes admirar un tanga sorprendente. Buenas noches y hasta mañana.

Valencia_2007-11-23_futuro.jpg

Por la mañana quedo con Francesc (Sebastián y su amigo ya se han ido de vuelta a Castellón) y nos vamos de paseo. Esto eran uno de Granollers y otro de Murcia que estaban en Valencia y se fueron al Oceanogràfic.

Valencia_2007-11-23_tanques.jpg Valencia_2007-11-23_mercado.jpg

Luego nos juntamos con JV para comer y nos damos otro paseo por la lonja y toda esa parte, para luego ir a la Fnac donde hemos quedado, por fin, con Luis G., el ídolo de la juventud.

Valencia_2007-11-23_fnac.jpg

Damos vueltas y más vueltas por la tienda, como hacemos siempre que nos juntamos los liZteros en Valencia (y desde aquí un saludo a Andrés Mastrangelo), hasta que nos cansamos y nos vamos a cenar algo. Luis nos lleva donde siempre (es decir, donde la otra vez), y luego nos vamos a otro sitio. Nada concreto. Francesc saca la flauta y la cámara mágica:

Valencia_2007-11-23.jpg
De izquierda a derecha: el que suscribe, tratando de entrar en plano, la flauta, la prota de Charada, Luis G., Francesc, dándole instrucciones mentales a su cámara, don Vito y JV.

Como ya hemos tenido bastante, nos damos las buenas noches y hasta la vista. Al día siguiente, ya sábado, Francesc se despide y se vuelve a Granollers. Yo me quedo en Valencia un poco más, dando paseos, haciendo turismo y viendo a algunos amigos. Carmina y Martín me llevan a comer a Nazaret y a tomar café a donde están construyendo lo de la Fórmula 1. Manuel me propone ir a ver Blade Runner, pero es demasiado tarde y demasiado lejos, aunque la oferta es muy tentadora. Al día siguiente me voy al Museo de Bellas Artes, en realidad una pinacoteca. Me hincho a ver cuadros. Por la tarde quedo con mi amigo Ra, que anda por allí, y me vuelvo con él para el pueblo.

Fotos: Francesc Arnau.

Comentarios (rescatados)

Lapsus, 8 de diciembre de 2007

Ya creo que las crónicas te salen redonditas. A pesar de haber sabido cosas de esa reunión tan genial por Valencia este relato me ha encantado.

Ya me dieron ganas de tomar todas esas cosas y de charlar o aunque sea de escucharlos hablar de Zappa y todo lo demás.

Un saludo enorme y qué bueno que haya una nueva entrada en la bitácora.

Ana

PS: Yo quiero un teletransportador.

JV Campos, 12 de enero de 2008

Oye, que curioso que quedó todo. Muy bien resumido. Román, un auténtico artista de la pista, si señor.

Salud! Pero mucha!

 

Anuncios

Tras los pasos de Ibn Arabi (26 de octubre de 2007)

Allá por diciembre de 2005 o así, mi amigo Pedro Jiménez, arqueólogo, me contó que se había metido en un proyecto muy interesante: contar la historia del Rey Lobo en formato de historieta para el Ayuntamiento de Murcia, y que el dibujante iba a ser un tal Manuel Martínez. Coño, Manolo. Me preguntó si lo conocía, y claro que sí, ¡qué te voy a contar! Lo que son las cosas. La siguiente vez que le escribí un correo a Manolo por una vez no le hablaba de Jack Kirby.

Así que cada vez que veía a alguno de ellos, me iba contando cómo iba la cosa. A principios de 2006 ya estaba terminado: El Rey Lobo. Ibn Mardanis. El valeroso emir de Murcia que fundó un gran reino y batalló incansable contra el Imperio Almohade, 12 estupendas páginas en color, con guión de Pedro Jiménez y Manuel Martínez y dibujo de Manuel Martínez, que parecían ser la primera entrega de una serie: «Historietas de la Historia: La Murcia islámica».

ReyLobo.jpg

Poco después ya estaban hablando de hacer un segundo número. Como siempre que nos veíamos les preguntaba por el tebeo, al final acabaron tomando la costumbre de hacer las reuniones creativas en el bar de debajo de mi casa, así que asistí como espectador privilegiado a todo el proceso. El segundo número, que se presentó antes que el primero (cosas de la agenda oficial), acabó llamándose Los últimos años de Madinat Mursiya. Esta vez eran 24 páginas, Pedro se encargó del guión y Manuel del dibujo.

MadinatMursiya.jpg

Y, cómo no, se pusieron a pensar en el tercero. Y me liaron. Oye, que ya que estás aquí siempre zanganeando, ¿por qué no haces tú algo? Ah, yo encantado, ¿y qué hago? Pues… Y bueno, pues ahora es cuando viene tratar de contar qué es lo que he hecho yo para que mi nombre salga en la portada del tercer número de la serie «Historietas de la Histora: La Murcia islámica», Tras los pasos de Ibn Arabí.

La cosa empezó con un primer borrador del guión que nos envió Pedro allá por agosto de 2006, con la acción y los diálogos de dieciocho páginas ya escritos y las escenas descritas con bastante detalle, y una sinópsis del resto de la historia. Tal y como estaba planteado, el tebeo podría llegar a tener unas treinta y seis páginas o así.

Y aquí entré yo, haciendo comentarios sobre lo que había escrito, aportando ocurrencias y opinando en general. Más conversaciones a tres bandas, con que si esto y lo otro, porque si entran por aquí luego tienen que salir por allí, pero tal y que cual, y para principios de 2007 Pedro ya había elaborado un guión más o menos completo para un tebeo de 31 páginas.

Y vuelta a empezar, con ajuste fino o grueso, y a buscar ideas ya para mejorar la resolución gráfica de escenas concretas. Con estas aportaciones, Pedro realizó una nueva versión del guión, casi definitiva. Mientras tanto, el Museo de la Ciudad da el visto bueno al proyecto, así que llega el momento de ponerse en serio a trabajar en la cosa. Manolo empieza a buscar documentación y quedamos en que yo me voy a encargar de realizar el guión gráfico. Es decir, convertir el texto en garabatos.

Por supuesto, es precisamente en esos días cuando Los Marañones nos metemos a grabar el que sería nuestro octavo disco, Extraña familia (El Brujo Records, 2007), así que me toca sentarme en el sofá mientras no estoy grabando yo y sacar la carpeta y el lápiz mientras pego la oreja a lo que va saliendo de los altavoces.

IbnArabi_pag03_v1.jpg IbnArabi_pag04_v1.jpg

Mientras tanto, Pedro elabora una nueva versión del guión, que ocuparía ahora 30 páginas, y Manolo, ya con unas cuantas páginas del guión gráfico en sus manos, dice que eso no puede ser y que hay que recortar textos, viñetas, escenas, porque si no la cosa va a ser ilegible. Sí, llega Manolo con las tijeras y reescribe el guión, dejándolo en 28 páginas. Pedro contraataca con otra versión del guión, y yo mientras tanto voy corrigiendo y haciendo páginas y más páginas del guión gráfico allí en el estudio.

IbnArabi_pag21_v2.jpg IbnArabi_pag22_v2.jpg

Llega un momento en que decidimos tratar de dejarlo en 24 páginas, para tratar de llegar a tiempo a la fecha de entrega propuesta, pero la cosa parece imposible: la acción quedaría demasiado brusca o habría que meter demasiadas viñetas por página, quedando demasiado abigarrado. Se suceden ajustes y más ajustes, viñeta a viñeta, y Manolo se pone a dibujar en serio, enseñándonos un boceto de las 24 paginas.

IbnArabi_pag11_mv1.jpg IbnArabi_pag12_mv1.jpg

Pero la cosa no funciona: efectivamente todo queda demasiado amontonado. Hay que ajustarlo todo de nuevo. Hay que volver a las 28 páginas.

Total, que hay que retrasar la fecha de entrega como sea. Al final, el Día de los Museos, el 18 de mayo, que era cuando se tenía que haber publicado, lo que se hace es presentarlo a la prensa con los bocetos y una portada provisional, acompañada de una breve sinopsis que me tocó escribir a mí y que rezaba así:

IbnArabi_provisional.jpg

Estamos en el año 1516 d.C. Mientras en España comienza su reinado el futuro emperador Carlos V, en Oriente prosigue la expansión del Imperio Otomano. Selim I se encuentra en su tienda en pleno asedio a la ciudad de Damasco, capital de los mamelucos en Siria, cuando es atacado por unos encapuchados. Tras una encarnizada lucha consigue salvar la vida gracias a la ayuda de un misterioso extranjero que se escondía entre los propios atacantes.

¿Qué hace el murciano Ginés Pérez en Damasco? ¿Por qué ayuda al invasor otomano? ¿Quiénes son los asesinos encapuchados y qué relación tienen con Ibn Arabi, el filósofo y místico murciano que recorrió el Mediterráneo tres siglos antes?

En Tras los pasos de Ibn Arabi encontraremos respuesta a todas estas preguntas y además descubriremos qué esconde el subsuelo de Murcia y qué tienen que ver los piratas berberiscos con todo esto.[/blockquote]

Ya más relajados, Manolo se dedica a reestructurar los bocetos mientras yo me ocupo de mi nueva tarea: rellenar los bocadillos de texto, aprovechando para repasar ortografía y gramática y tratando de resumir en lo posible los diálogos, para aliviar el volumen de texto. Manolo empieza a entintar y conforme va entintando páginas, yo voy ajustando los bocadillos a lo que va haciendo.

IbnArabi_pag07_tinta.jpg IbnArabi_pag08_tinta.jpg

Todavía se hacen algunos retoques pequeñitos después de entintar, que es algo que tiene mucha gracia siempre. Para mediados de agosto, Manolo ya le ha dado color a todas las páginas y después de otro poco de ajuste fino, que también tiene su aquel, lo damos por terminado.

IbnArabi_pag20.jpg IbnArabi_pag21.jpg

Hemos hecho un tebeo.

IbnArabi.jpg

A finales de septiembre entra en imprenta y el día 26 de octubre de 2007 se presenta oficialmente en el Museo de la Ciudad de Murcia, donde se puede conseguir por el módico precio de 0 pesetas, que al cambio se queda más o menos en 0,00 euros.

Aquí los autores, Pedro, Manuel y Román, el día de la presentación, celebrándolo en la sala de juntas:

DonJamon_2007-10-26.jpg

Y bueno, ya estamos preparando el siguiente.

Comentarios (rescatados)

Manuel, 4 de diciembre de 2007

Tú si que sabes. Muy buena crónica. Por cierto, ¿cómo llevas lo del cuarto?