Mes: noviembre 2006

«El lector» (1985)

1985_El_lector.jpg

En 1985 probé suerte con lo de los tebeos y decidí presentarme al concurso Murcia Joven Cómic [85/86], de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Presenté esto, en colorines y con monigotes, y otra cosa llamada «Cave Canem», en blanco y negro y con personas de verdad. A los del jurado les gustaron los monigotes y me concedieron el Segundo Premio. El primero se lo llevó Ángel Mateo Charris, ni más ni menos.

La historieta se publicó en la revista Murcia Joven Cómic (Comunidad Autónoma de Murcia, 1986), y luego anduvo de exposición en exposición hasta que recuperé el original bastante estropeadillo (el celofán enmarrona el papel con el paso de los años, amigos).

Gracias al asunto del concurso participé en un programa de Tele Murcia donde los dibujantes estuvimos haciendo una historieta en directo ante las cámaras. De ahí salió «El reportero de acero». Además, me invitaron al Salón del Cómic de Barcelona, en compañía de José Manuel «Chiqui» Campillo, donde estuvimos cenando ni más ni menos que con Manuel Vázquez y J. M. Beá, que estuvieron compartiendo anécdotas relacionadas con los cubatas y los cartones de tabaco.

Cuando Manolo Martínez me pidió que hiciera algo para la exposición de homenaje a Chiqui, lo primero que hice fue la historieta «Otro lector» (2004), una especie de secuela de ésta. Al final, preferí hacer algo más personal y le di lo de «Paseando» (2004). Las dos páginas de «Otro lector» se pueden encontrar en MurciaComic.com:

http://www.murciacomic.com/admin/archivo/docdow.php?id=31 http://www.murciacomic.com/admin/archivo/docdow.php?id=32

Respecto a la técnica empleada: papel de dibujo técnico (con un marco y unos cuantos numeritos impresos en negro, así de cutre era), tinta china negra con plumilla vieja, y colores con tinta china de colores (obviamente) aplicados con lo más parecido a un pincel que encontrara por ahí. Si mal no recuerdo, está hecho directamente, sin boceto a lápiz ni nada. Y así y todo, fui subcampeón.

Comentarios (rescatados)

manolito, 22 de noviembre de 2006

La segunda, que no había visto, está de muerte. Y de cutre nada, es lo mejor que tienes, la improvisación sin tanto fotosop ni tanta ostia…¿Se pueden escribir tacos aquí?.

Román, 24 de noviembre de 2006

Tú has podido.

javim, 24 de noviembre de 2006

¡hala! ¡ha dicho fotosop!

manolito, 24 de noviembre de 2006

ouch!

Anuncios

Los Marañones en Cartagena, 10 de noviembre de 2006

Ensayando…

[Publicado originalmente el 9 de noviembre de 2006]

Ya hemos preparado el repertorio de Cartagena y las canciones nuevas que vamos a tocar (cinco, ni más ni menos). Lo que pasa es que nos enjugascamos, así que entre canción y canción pasan cosas. Como por ejemplo, que nos acordemos de «El hombre y la tierra». O de «I Feel Pretty», de West Side Story. O de un viejo éxito mundial del pop español de título oscuro y tautológico y que igual acabamos tocando cualquier día de éstos, porque mola mucho. Hablamos de bigotes postizos, chaquetas moradas, del «Barquito de cáscara de nuez», y de una canción del Black & Blue de los Rolling Stones de cuyo título no conseguimos acordarnos (acabo de mirarlo: «Cherry Oh Baby»). Y claro, se nos hace tardísimo.

Comentarios (rescatados)

JV Campos, 17 de noviembre de 2006

Mira que fijarse en el «Cherry oh baby»… sobre todo por el bajo, complicao, eh?. Bueno, yo me quedo de ese disco con «Hey (carajillo de) Negrita». ¿Y eso tan obscuro es «Black is black»?

Salud!

Música de contrabando (martes, 7 de noviembre de 2006)

[Publicado originalmente el 14 de noviembre de 2006]

Al salir de la tertulia musical de La radio se mueve, con Jacinto [Nicolás], Juan [Ross] y Ruth [Vacaciones] (martes sí, martes no, a las 18:00 h. y pico, en Onda Regional de Murcia), me cruzo con Ángel Sopena, ex-contertulio de la misma, que me dice que si no tengo nada que hacer que me vaya con él a grabar una entrevista breve para su programa hablando de lo de Cartagena del viernes. Pues claro, hombre.

Así que acabamos hablando del 5º aniversario de la sala Underground, que es lo que se celebra, de que también tocamos en el 10º aniversario del festival Lemon Pop el año pasado, y de algunos de los proyectos paralelos de Los Marañones, incluidos Los Lunáticos, Grrr!, Fargo, el grupo de Joaquín Talismán, y mis cosillas en los recopilatorios Unmatched.

También hablamos de unas cuantas cosas más, pero como fue fuera de micro, pues no voy a venir yo a contarlo aquí, claro.

La Jam Evasión (jueves, 9 de noviembre de 2006)

[Publicado originalmente el 18 de noviembre de 2006]

El mundo de la televisión es raro. Teníamos cita por la mañana a las once y pico en el edificio de Canal 6 y La Verdad en la carretera de Monteagudo para participar en La Jam Evasión!, el programa de Jam Albarracín, que nos va a entrevistar para hablar de lo de Cartagena y de esto y lo otro. Recojo a Miguel y allá que vamos, puntuales y bien peinaos (porque vamos a salir en la tele).

Llegamos, esperamos a Jam, saludamos, nos explica de qué va la cosa, que han cambiao el formato un poco desde la última vez, que van a hablar de maquillaje corporal, aquí unos raperos que van a participar también, ah, pues el otro día actuaron los de La Excepción, ¿los visteis? Yo no, porque elegí Juanito, y ellos parece que tampoco. Se espera la llegada de la gente de las bicicletas, que van a hablar sobre la marcha en pro del carril bici que se está organizando. Como vienen en bicicleta, y, efectivamente, todavía no hay carril bici, pues tardan.

Una vez todo aclarado, nos sentamos a esperar. ¿Qué? No lo sé, pero nos sentamos a esperar a que nos llamen. Primero al solecico de fuera, y luego en los sofás de dentro, donde más que sentarnos, nos repantigamos. Seguimos esperando, sin saber exactamente a qué. Hay un televisor apagado. ¿Funcionará la tele en la tele? ¿Tendrán sólo el Canal 6 o se verá algún otro? Alguno de los dos debería de levantarse a encenderla. Funciona, y se ven varios canales.

Pasa algún tiempo (¿horas, minutos?), y cuando ya casi estamos pillando el sueñecico viendo no sé qué, nos llaman para maquillarnos. La que nos maquilla es la experta en decoración corporal, pero no intenta nada raro con nosotros (eso se lo reserva para la co-presentadora del programa), sólo nos quita brillo y nos da (supongo) algo de esplendor.

Pero como la maquilladora es la primera entrevistada, hasta que no acabe su trabajo (es decir, maquillar a todos los invitados), no se puede empezar el rodaje. El programa se graba más o menos en directo, así que las entrevistas siguen el orden en el que van a ser emitidas. Es decir, que hay que esperar de nuevo. Hambre. Hay una máquina de chucherías, pero no funciona, según reza el cartelón que hay pegado en el cristal. Y aun así, si funcionara, ¿cómo funcionaría? Es el tipo de preguntas con el que uno se entretiene cuando no tiene nada que hacer salvo esperar y tiene hambre y sueño.

Como todo llega, en un momento dado comienza el programa, escuchamos a la maquilladora hablar sobre decoración corporal, yo pienso en los tatuajes, y en que realmente no somos un grupo muy tatuado. De hecho, hasta donde yo sé, nada tatuado. La de las bicicletas ha llegado y se sienta a esperar junto a nosotros, así que entre parón y parón hablamos de bicicletas. Y nos llega el turno.

Hablamos del 5º aniversario de la sala Underground (que es donde vamos a tocar mañana viernes), con llamada al dueño del garito incluida, y de que también se acerca el 20º aniversario de Los Marañones, y Jam asegura que es momento de hacer un recopilatorio. Nosotros preferimos pensar en el próximo disco, pero no es mala idea la del recopilatorio. O hacer varios, temáticos. Hablamos de los discos antiguos, del precio del vinilo, de Álvaro Vera, y de lo que nos gusta tocar en Cartagena, de Talismán, Campoy, y de alguna que otra cosa más, como que hacemos lo que nos gusta y que estamos muy contentos con lo que hacemos. Todo muy relajado.

Se acaba la entrevista, cortan, nos despedimos, y bueno, a los demás invitados ya los veremos luego por la tele, porque ahora, ¡nos vamos a comer!

5º Aniversario, Underground, Cartagena (10 de noviembre de 2006)

[Publicado originalmente el 20 de noviembre de 2006]

«VIERNES 10 — 22:30 h. Directo de LOS MARAÑONES dentro del 5º Aniversario de Underground. Tendremos el honor y el placer de contar con la gran banda de culto murciana. Potentes, guitarreros y rockeros… ¡¡No te lo pierdas!!»

Si en lugar de «banda de culto» llegan a poner «grupo de cultos» no va nadie. Pero sí que fue gente, sí. Aunque primero teníamos que ir nosotros, claro. Me monto en el autobús, que hemos quedado en el local de ensayo. Llevo la cámara.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de desmontar y cargar el equipo, nos dividimos en dos partes: Pedrín se va con Javi en la furgoneta de fumadores, con el equipo, y Miguel y yo nos vamos con Carlos. Poned lo que queráis, pero lleva puesto a Bob Dylan, así que por mí no hay problema. En concreto, el disco en directo en Inglaterra de 1966, una parte acústica y otra parte eléctrica con el grupo que luego se convertiría en The Band. Al rato decidimos poner directamente a The Band.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por el camino, harto de que las fotos o salgan muy feas si utilizo flash, o muy movidas si no, por falta de luz, recuerdo de pronto, para desgracia de los modelos, una técnica fotográfica muy avanzada que utilicé cuando me hinché a hacer fotos durante la grabación de Shangri-La: tapando el flash con el dedo la gente sale roja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo que no sé es si será muy bueno para el pobre dedo. Llegamos al Underground en caravana, nos reunimos todos, descargamos y montamos. El local tiene buena pinta (definitivamente, yo no había estado aquí antes), y el escenario es de ésos con barandilla con pared de ladrillos.

PB100031.JPG

La prueba de sonido se desarrolla sin novedad, es decir, con acoples.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luego ya, si eso, cuando vaya entrando gente, sonará mejor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos dicen que nos llevan a cenar a un restaurante chino, pero antes, que nadie se quede sin su foto roja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el restaurante cenamos muy bien y tenemos conversaciones muy animadas (y no le cuento a nadie que me he encontrado un trocito de uña en mi plato).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante la cena llamó nuestro amigo Pepe, para saber cómo demonios se llegaba al sitio. Gracias a Campoy consiguió llegar eficientemente, a tiempo para los cafés. Pero nadie se libra de su foto roja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante la cena también me encontré con el primo Rafa, que venía con Miguel e Inma (que luego estuvo haciendo fotos del concierto, y las ha puesto junto con un comentario en su blog, La tierra es plana). Una vez en la sala, nos preparamos para tocar, le hago una foto a Pepe con su hermano (que por cierto, luego también estuvo haciendo fotos del concierto, y las ha puesto junto a una crónica en sus páginas de Festivales de Rock).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

[Y aquí está Alberto Belando, al que creo que conocí esa noche.]

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y le dejo la cámara a Carlos, por si se anima a hacer fotos desde el teclado, él que tiene las manos más libres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La pandilla del centauro empezó a dar la tabarra bastante pronto, pero recibiría su merecido más adelante.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El repertorio: «Atrapado», «Saluda al tren», «Hace calor», «Cuando quieras regresar», «Eso sí me mola a mí», «El baile», «Soy minero», tres estrenos mundiales: «Impresionado», «Mi amor es para Luci» y «La sombra», seguimos con los clásicos: «La memoria del extranjero», «Cruzando las galaxias» (que se encargaron de cantar prácticamente entera los del centauro), «Esquizofrenia», las otras dos nuevas: «Me tratas mal» y «Fuera de límite», y la tanda final: «Evita hacerlo», «El mundo al revés», «Muy buenas horas» y «Shangri-La». De bis, «Voy loco mama». Veinte canciones en total, y todavía hay gente que me ha dicho que se hizo corto. Bueno, siempre será mejor eso que ser unos pesaos.

En un momento dado, cogió la cámara el que había montado el equipo (no me acuerdo de su nombre, que irá aquí mismo cuando me acuerde o más bien me lo chive alguien).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entre los asistentes reconozco a Marina, Jam, Rafa y MaryJoe, y por ahí debía de andar también Juan Blas y algunos otros. Una vez acabado el concierto, le pregunto a Javi que cómo ha sonado, y me dice que de puta madre. Recupero el control de la cámara. La mesa de mezclas:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los comentarios sobre lo que se acaba de vivir:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y llega el momento de los saludos, que siempre es bonito. Pero nadie se libra de su foto roja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después, como siempre, todos al camerino, que en este caso es el almacén, oficina, y trastienda del local en general.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No es mala idea, encerrar a unos cuantos músicos excitados en un almacén lleno de bebidas alcohólicas.

En fin, como todos tenemos casa, ha llegado el maravilloso momento de cargar la furgoneta, tomarse un tentempié, y hacer el camino de vuelta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No recuerdo ya muy bien, pero creo que volvimos oyendo de nuevo a The Band todo el rato.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jonathan Richman & Tommy Larkins (El Garaje de la Tía María, Murcia, 4 de noviembre de 2006)

jonathanrichman_garajetiamaria

Juanito en Murcia. Otra vez. Pues habrá que ir. Pues sí. Pues vamos.

Paso a recoger a mi vecino y nos vamos al Garaje de la Tía María dando un paseíco, que hace muy buena noche. Entre chiste y chiste, comentamos que en el otro Garaje, el nuevo, actúan esa misma noche La Excepción, los raperos de Pan Bendito, a los que también nos gustaría ver. Pero hay que elegir, así que Juanito.

Llegamos con tiempo, así que todavía está cerrado. Nos vamos encontrando con gente de la pandilla de toda la vida, y entre chiste y chiste nos vamos al Cherro, donde casualmente están cenando los músicos, a tomar unas cañas para hacer todavía más tiempo. Nos vamos juntando más y más de la pandilla (hermanos y parientes, los del Ocio, las Steel Sisters, los de Pacheco, los de Cartagena, luego aparecerá parte de la familia Talismán, etc.), y cuando nos enteramos que Jonathan y compañía ya han terminado de cenar nos vamos a la sala.

Mientras estamos en la puerta de conversación van goteando coches llenos de zagales con gorras, chándales nuevecitos y caras de despistados, preguntándose qué hacen todos esos carrozas barbudos en la puerta de la sala. Os habéis equivocao, es en el otro Garaje. Ah.

Entramos. Somos cuatro gatos contados, y salen al escenario Jonathan Richman y Tommy Larkins. Juanito lleva su guitarra española, y en el suelo se pueden ver sus cascabeles y su cencerro doble. Tommy lleva bombo, caja, plato, charles, y como novedad respecto al concierto del año pasado, está sentado encima de un auténtico cajón flamenco.

Se acerca al borde del escenario, saluda, y nos pide en español (en su español) que por favor no haya humo, porque tiene problemas con la garganta. Nos asegura que no es un problema estético, sino médico. Comienza a cantar ahí mismo, sin micrófono ni nada, se interrumpe y le dice a la chica de rojo que por favor no fume, que es un problema médico, no estético, y que tiene que cantar, ¡hombre! Ahora todos lo han entendido al fin y apagan los cigarros. Comienza a cantar de nuevo, y se interrumpe y le dice a Tommy que se salga él también con el cajón al borde del escenario, que de momento no hace falta la batería ni los micrófonos, que hay muy poca gente y que así están más cerca. Tommy, reticente, se acerca al borde del escenario con su cajón.

Así, tal cual, con la guitarra española y el cajón, cualquiera diría que son de Boston (bueno, la verdad es que no sé de dónde es Tommy Larkins, pero debe ser de por allí también).

De momento, ya nos hemos vuelto a enamorar todos de Juanito. A la tercera canción hace una encuesta: ¿Quién prefiere que se vayan a los micrófonos? ¿Quién prefiere que se queden donde están? La mayoría dice que se queden donde están, así que nos dice que mientras no se le canse la voz o alguien lo amenace con una pistola, que siguen ahí. Se lo explica a Tommy, que evidentemente no entiende ni papa de español, y mientras tanto, va entrando más gente y se va llenando la sala, así que a las dos o tres canciones definitivamente se van a los micrófonos.

En realidad, los micrófonos son exactamente cuatro: uno para la voz, otro para la guitarra, otro para el bombo y otro para la batería en general. La mesa de mezclas la llevan ellos mismos en el escenario, sobre un taburete, y para el equipo de la sala mandan una señal en mono, con la mezcla ya hecha.

Nos va cantando y contando sus canciones, en español, francés, inglés, italiano, chapurreando divertidas traducciones simultáneas en español, soltando la guitarra para echarse unos bailes o tocar los cascabeles, mirándonos a la cara con esos ojazos mientras nos hace cantar o mientras se sorprende de que cantemos, y así durante ¿cuánto tiempo? No sé, menos del que nos gustaría, desde luego.

Entre las canciones que tocó y cantó estaban, que yo recuerde y sin orden en particular, «Her Mystery Not Of High Heels And Eyeshadow» («No es de tacones y mas-cara»), «Cosi Veloce» (aquí se bajó entre el público para hacernos cantar), «Down In Bermuda» (por petición personal de una amiga del público, aceptada con entusiasmo), «El joven se estremece», «Egyptian Reggae», «Springtime In New York», «South American Folk Song», «Yo tengo una novia» (versión extendida), «I Was Dancing In The Lesbian Bar» (con solo de batería de Tommy Larkins incluido), «Con el merengue» («trala trala, trala trala»), «In che mondo viviamo» («imprevedibile, imprevedibile»), «Vampiresa mujer» («Si te caes, amigo, no me río de ti, me pasó la misma cosa a mí. Vampiresada…»), la clásica «Pablo Picasso» («Pablo Picasso nunca fue un fracaso»), y algunas nuevas, como una en italiano sobre la ciudad, miserable y estupenda («¿Estupendosa? ¿Cómo se dice en español ‘stupenda’?» «¡Estupenda!» «¡Ah! ¡Muy similar!»), otra en francés que nos contó que había escrito hacía un par de semanas en París, y que nos pidió permiso para interpretar, para ir probándola (el consentimiento fue unánime, claro), y una muy bonita, muy bonita, en inglés, sobre cómo echa de menos a su chica cuando pasa unas horas sin verla. Y alguna más que se me olvide.

En un momento dado nos explica que venían comentando Tommy y él que el público español es especial, porque cuando un cantante canta canciones con sentimiento, se ve que el público lo está sintiendo de verdad, y que eso no sucede en todas partes. Inmediatamente nos advierte de que que nos haya dicho eso no nos obliga a sentir la siguiente canción sólo para darle la razón, que podemos no sentirla si queremos. Y que además en cualquier caso no sabe cuál va a ser porque no llevan repertorio, sino que va cantando lo que se le va ocurriendo sobre la marcha. No sé si alguien le echó fotos al público, pero a esas alturas de concierto teníamos que tener todos unas caras de tontos felices y sonrientes de aquí te espero.

Él finalmente se despide con cara de cansado, pero satisfecho. Se bajan los dos del escenario por delante, entre el público, y mientras les aplaudimos nos pregunta si queremos una más. Claro, hombre. Así que se vuelven a subir y tocan dos o tres más, y ahora sí, ya se despiden definitivamente. Hasta la próxima, Juanito, vuelve cuando quieras.

En las páginas de Festivalesderock.com se pueden ver algunas fotos del concierto. Mientras, como muestra, aquí va una de las que echó mi vecino con su móvil:

Imagen019.jpg

Final CreaJoven 06 Canción de Autor (Teatro Romea, Murcia, 25 de octubre de 2006)

CreaJoven06_KikoVeneno.jpgEn realidad vamos a ver a Kiko Veneno, que ha sacado un disco muy bueno, y mola verlo en un teatro, y además gratis. Pero, como las invitaciones no van numeradas, hay que llegar pronto para pillar sitio, y si llegas pronto, tienes que ver a los concursantes, quieras o no.

Aparte de bromas, es interesante ver qué se cuece en el mundo de la «canción de autor» en este pueblo, así que nos acomodamos y esperamos a ver qué nos cuentan o qué nos cantan. Nuestro viejo amigo Julio [Díaz] ejerce de anfitrión y nos presenta al primer finalista, David Moya. Saco la cámara.

PA250091.JPG

El Sr. Moya nos explica que uno de sus acompañantes, el saxofonista en concreto, ha llamado desde Cuba diciendo que no podía llegar a tiempo para el concierto, así que deja el saxofón acomodado en una silla y se pone a cantar sus canciones, acompañado por un pianista y a ratos por su propia guitarra acústica. No puedo evitar ponerme el disfraz de «jurado del CreaJoven» y analizarlo, aunque este año no tenga nada que ver con el concurso. El tipo canta bien, tiene presencia en el escenario, las canciones están bien hechas, las letras trabajadas, y el pianista es bueno, así que la cosa no está mal. Parece que hay nivel, y si los demás son mejores todavía, nos vamos a llevar alguna sorpresa.

PA250103.JPG

Sigue Romualdo Nicolás, un valiente que se presenta él solito con su guitarra. Lo que le falta en calidad musical lo compensa con desparpajo en el escenario y una legión de fanes que le jalean a la mínima ocasión. Explica las canciones, sacando algunas risas del público, y luego canta sobre cosas profundas o sobre algunos temas de actualidad política y social. Desde luego, de momento es lo más parecido al arquetipo de cantautor. Mis acompañantes comienzan a desesperarse.

PA250132.JPG

El tercero en discordia es Raúl Frutos, que se presenta sentado en una silla, mirando hacia la derecha del escenario, con otra silla vacía enfrente, y un montón de pedales en el suelo. Nos explica, con mucha gracia, que no es que sea un antipático, sino que luego saldrá otro guitarrista, y que tienen que mirarse entre ellos, porque no han ensayado mucho, y por la cosa de los pedales o no sé qué. Comienza a disparar bucles de sonidos y voces, poniendo efectos a la guitarra, y cantando letras digamos que surrealistas o algo así, aunque no sabría muy bien definirlas. Suena genial, pero no sé si el público habitual de los «cantautores» está preparado para esto. Luego sale el otro guitarrista, y entre los dos se las arreglan para sonar a King Crimson por momentos. La cosa promete, y para colmo en el final de una de las canciones el otro guitarrista acaba cantando una de Jesucristo Superstar. Raúl va explicando sus cosas y sacando más risas del público, y de vez en cuando se embarcan en unos juegos guitarreros muy buenos. Vaya, que me ha gustado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mientras montan el escenario para Kiko Veneno, el jurado se retira a deliberar. Está compuesto por los habituales JAM Albarración, Ángel H. Sopena, Juan «el peletero» (un viejo amigo de los tiempos de Radio Termita), y alguien más cuyo nombre se me escapa. El veredicto: 1º, David Moya; 2º Raúl Frutos; y 3º Romualdo Nicolás. Sí, parece justo. Bueno, a ver qué se cuenta Kiko.

PA250143.JPG

«Hola. ¿Qué tal los cantautores? ¿Han cantao bien?» Y se arranca con «Los delincuentes». Le acompañan los… y tocan todos sentados. El batería es muy bueno, el bajista se supone que también, aunque apenas se le oye (una lástima, y una pena, porque aquí la música suena muy bien), y un guitarra (Charlie Cepeda) de ésos hiperactivos que no paran de hacerse solos y más solos pero que a pesar de todo consigue sonar musical y no caer en los fuegos artificiales y sonar musical. Kiko por su parte lleva una guitarra española y un kazoo.

PA250152.JPG

Después se canta otro buen puñado de canciones, especialmente del último disco y del del Cantecito, de memoria y sin orden particular: «Lobo López», «El hombre invisible», «El mensajero», «Inspiración», «Joselito», «Nos estamos mudando», «El Mercedes blanco», «Memphis Blues» (la magnífica adaptación del clásico de Bob Dylan), «Echo de menos», «Feos», «Coge la guitarra», «Satisfacción», alguna que se me olvide, y para acabar, «Volando voy», que oye, pocas personas en el mundo se pueden dar el gustazo de cantar esa canción y además, haberla escrito.

PA250160.JPG

En fin, que salimos encantados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA